Contacto

Contacta con nosotros:

Teléfono : 690 08 39 09

Mail : surdopatas (@) gmail.com

banner-bloco-pasacalles-batucada

Cuaderno de Bitácora

03 10 16 Comienzo de las ...

Hoy damos comienzo a nuestro curso 16/17 de ...

Jornadas de Puertas ...

Ven a probar la actividad de la batucada durante ...

08-09-16 Pasacalles en ...

El día de Extremadura estaremos tocando con la ...

20-08-16 Pasacalles en ...

El día 20 de agosto estaremos en Jerte realizando ...

Cabalgata de Reyes 2016 ...

Genial el pasacalles de los alumnos/as y el Bloco ...

11-12-15 Preparando la ...

El día 5 de enero estaremos tirando de la ...

 

"Artículo de Zulu Araújo, recogido por la web, que nos pareció interesante. Habla sobre el tema que se tratará en el carnaval 2014, de su importancia y de su historia.. más de 40 años. El primer bloco se data, según algunos historiadores, en 1886. Lo hemos recogido y traducido al castellano. Dejamos el link antes de nada por si quieren leer el original en portugués".

Link al artículo original : http://terramagazine.terra.com.br/blogdozulu/blog/2013/10/07/40-anos-de-blocos-afros-na-bahia/

 

40 años de blocos afros en la Bahía


Según algunos historiadores, el primer bloco afro en surgir en la ciudad de Salvador se llamaba Embaixada Africana, en 1885. Luego, en 1886, surgió los Pândegos da África, ambos formados por negros libres y liberados que hacían del carnaval su principal espacio de crítica, ironía y valorización de la cultura de origen africano en Brasil. Como era de Zulu IMG 00011esperar, los discriminaron, reprimieron y prohibieron que desfilaran, por lo menos en el llamado circuito central de la fiesta carnavalesca, que comprendía en aquella época el espacio de la actual C/ Chile. Aún así, ambas entidades, consideradas llamativas en el periodo citado, no dejaron de cumplir su papel unificador y referencial de la presencia negra en el carnaval de la ciudad de Salvador.

De un lugar y de otro, muchas otras entidades carnavalescas y sociales, con las mismas características, nacieron, crecieron y desaparecieron en el seno de la comunidad negra bahiana, en particular durante el carnaval. Otras se mantienen vivas hasta el día de hoy, por ejemplo el Afoxé Pai Burocô - 1935, fundado por Alapini - Mestre Didi, recientemente fallecido, y los Filhos de Ghandy, en 1945. que continua extendiendo su tapete blanco en la avenida, saludando a los oixás, la paz y la convivencia pacífica. Herederas de las más fuertes tradiciones africanas y de la lucha por la preservación y valorización de la cultura negra en Brasil, estas entidades fueron pioneras en el enfrentamiento de la discriminación y del racismo en el carnaval de Bahía.

Excluidas y perseguidas por el status quo vigente, estas manifestaciones se transmitieron en cordões e batucadas en las décadas de 50 y 60, para esquivar la discriminación, y con nombres pintorescos ganaban las calles de la ciudad de Salvador, por ejemplo el Bloco Carnavalesco Vai Levando, Deixa a Vida de Kelé, Bafo da Onça y tantos otros que hacían literalmente la fiesta del pueblo, con críticas e ironías al duro día a día. Eran los llamados blocos de sopro e percas percussão. Mientras, la élite bahiana se daba banquetes en los clubes sociales, por ejemplo el Bahiano de Tênis "onde preto não entrava nem pela porta da cozinha", según el cantante Gilberto Gil.

Todo este preámbulo es para dejar claro, que lo que pretendemos celebrar, en el carnaval de 2014, eligiendo como tema los 40 años de los Blocos Afros, es la versión contemporánea de este legado histórico y no la trayectoria política/cultural de la lucha contra el racismo en el país. Son en verdad, los 40 años referentes al proceso de reafricanización del carnaval de Salvador, a partir del surgimiento del primer bloco afro contemporáneo, el Ilê Aiyê y, evidentemente sus compañeros - Olodum, Muzenza, Malê Debalê, Araketu, Badauê, Cortejo Afro, etc.. y que tanta alegría y ciudadanía trajeran para el carnaval de Bahía. Viniendo de los llamados Blocos de Indios que dominaban la escena carnavales en la década de los 70, el surgimiento de los blocos afros cumplen un papel preponderante tanto en la modernización de la musicalidad bahiana como en la pacificación de la fiesta, que en la época era considerada el paraíso de la violencia. Además, la presencia de los blocos afros en el carnaval de Bahía fue un importante elemento en la ampliación del combate al racismo, valorización de la cultura de origen negro, bien como de la autoestima de la juventud. Fue una respuesta creativa, singular y sorprendente además de un proceso de exclusión y discriminación que los negros sufrían en el carnaval de Bahía. Recuerdo bien, el choque que fue para la ciudad, el desfile del primer bloco afro. Editoriales, caricaturas, pronunciamientos y hasta pedidos de intervención de la Policía Federal, hicieron parte del coro de los descontentos que consideraban una provocación la existencia de una entidad con estas características: formada sólo por negros, dando valor a la música negra y pregonando el combate al racismo. "Que bloco é esse, que eu quero saber, é o mundo negro que viemos cantar pra você. Somos crioulo doido, somo bem legal, temo cabelo duro somo black pau…”  

Era a una, la búsqueda, la contestación, la música, la sonoridad, el canto, la danza, todo puesto y ejercido en nombre de la igualdad, de la alegría y de la ciudadanía. Removió todo y a todos. Unió jóvenes negros y blancos, ricos y pobres. Hasta el momento, el cerrado circuito musical de las emisoras de radio de la ciudad, dominadas por el "jabá" se abrió para la actual novedad. Durante muchos años, los ensayos de los blocos afros eran, después de la playa, el único espacio gratuito para ocio y divertimento de la juventud negra de la ciudad. También es verdad que se pagó un precio alto por esta osadía. Varios dirigentes de blocos afros fueran amenazados, agredidos, encarcelados y hasta asesinados por la violenta represión policial, con todo el saldo fue extremadamente positivo. Muchas de las conquistas sociales y culturales que vivimos hoy se deben a estas entidades. Hasta, el tan aclamado Axé Music, no existiría si no fuera por el Samba Reggae criado y regido por el gran mestre Neguinho do Samba.

Por lo que, homenajear esos 40 años de existencia de los blocos afro, es homenajear esa capacidad de reinventarse que la mayoría de la población negra y pobre de la ciudad de Salvador posee. Es homenajear a los cientos de músicos, percusionistas, cantantes, bailarines, artistas plásticos, costureras y religiosos de matriz africana que de manera anónima y abnegada crean y producen uno de los carnavales más ricos y plurales del planeta. Es homenajear la ciudad más negra fuera del continente africano y reconocer que alegría puede rimar con ciudadanía.
Axe!

Scroll to top